ARTÍCULOS DE INTERÉS 1-11-08

Jaque a la reina

01 Nov 2008

Las dos excusas esgrimidas por la Casa del Rey para afrontar el escándalo producido por las declaraciones de la reina Sofía contenidas en el libro de Pilar Urbano La reina muy de cerca son igual de inverosímiles.

Alega el comunicado oficial, en primer lugar, que lo dicho por la reina a Urbano formaba parte de una conversación desarrollada “en el ámbito privado”. Es absurdo. En La Zarzuela sabían que la quincena de encuentros que la veterana periodista valenciana tuvo con Sofía de Grecia estaba destinada a la redacción de un libro. La autora dice que incluso hizo llegar copia del manuscrito a la propia reina, al jefe de la Casa del Rey y al secretario de la reina para que lo revisaran, cosa que no me cuesta creer, porque es así como funciona este tipo de libros.

La segunda excusa, formulada en términos deliberadamente confusos, pretende que el libro no recoge “con exactitud” lo declarado por la reina. Yo conozco a Pilar Urbano. Está muy curtida en estas lides. Pudo tomar nota equivocada de una fecha o de un nombre, pero no del contenido de una afirmación polémica.

A mucha gente le ha escandalizado el talante ultrarreaccionario de las opiniones de la reina. A mí no. Tanto su tosca profesión de fe creacionista como su cerrada oposición al aborto y a la eutanasia, su desprecio del orgullo gay o su descalificación de los matrimonios entre personas del mismo sexo, me cuadran muy bien con la idea que me hacía de ella.

Lo que chirría más no es que piense así, sino que lo diga, metiéndose a sentar cátedra en asuntos que o bien son materia de debate social o bien están regulados ya, sólo que en sentido contrario, por leyes que su propio marido ha refrendado. A quienes están en lo más alto de una monarquía constitucional se le exigen pocas cosas, pero una, imprescindible, es que mantengan una estricta neutralidad política. Es decir, que habría estado mal que la reina se manifestara sobre estos asuntos en todo caso, así lo hubiera hecho como la más progre de su barrio.

Lo que me ha hecho más gracia es que diga que ella está obligada a callar muchas de sus opiniones. No quiero ni imaginarme qué soltaría si no se reprimiera.

ARTÍCULO DE JAVIER ORTIZ PUBLICADO EN PÚBLICO  EL 1 DE NOVIEMBRE DE 2008

Comentarios (11) Para leer los comentarios tenéis que entrar en:

http://blogs.publico.es/eldedoenlallaga/

Reina por un día

01 Nov 2008

Le escribo para decirle que, aparte de que me repugna su diario y su ideología y que no leo nunca desde que les vi el plumaje, quiero manifestar que su majestad la reina puede decir lo que le dé la real gana sin que ninguno de ustedes tengan nada que decir al respecto. Porque para eso es la reina de España. No sé la mentalidad estrecha que ustedes muestran en sus razonamientos les da para entender esto, pero hagan un esfuerzo y lo comprenderán. Es la reina de España y, encima, tiene razón en lo que dice. La opinión sobre las cosas no es sólo cosa de periodistas.

JOSÉ LUIS PAREJA PASTOR ELDA (ALICANTE)

Esa tía, la reina, fue mi compañera de clase en un curso de Historia, hace muchos años. Éramos muy pocos, en un seminario en torno a una mesa. La recuerdo rígida, engreída y bastante anodina: parecía una de esas señoras aturdidas que se pasan la tarde en el bingo, rellenando cartones con pulcritud maniática, pero como si creyeran estar cumpliendo alguna misión decisiva, en lugar de perdiendo el tiempo de forma patética. También recuerdo unos tipos, semejantes a usted, unos lacayos natos que le besaban la mano y humillaban la cerviz, anonadados, como si se repitieran a sí mismos por dentro: ¡macho, que es la reina de España, macho, macho!

Lo que más recuerdo, sin embargo, es lo que le pasó a mi amigo Guillermo. Un día hizo una pregunta en clase (bastante impertinente y faltona, todo hay que decirlo: para eso teníamos 20 años) y ya no le volvieron a dejar entrar. Así de fácil. Me pareció alentador: pensé que la monarquía era tan absurda y tan vulnerable que no podía permitirse ni la crítica de un estudiante. Sigo pensando lo mismo y la pervivencia de figuras delictivas como la de injurias a la Corona me da la razón, a mi parecer.

A mí, la verdad, que sea reina me deja un poco frío. Tendrá usted razón: mis razonamientos no dan para más. Por mí, como si es la chica que viene a leer el contador del agua empuñando una linterna. Lo cierto es que la tía no debe de tener muchas luces, porque todo el mundo sabe que, en una entrevista, siempre reproducen algo de forma “inexacta”. Que escriba un libro, si es que sabe. ¿Para qué demonios se deja entrevistar entonces? ¿Por la pasta? No lo creo (bastante se levantan ya del Presupuesto, ¿no?). ¿Por vanidad? Es posible, pero en su pecado lleva su penitencia. Puede que ella no se reconozca, como nadie reconoce su propia voz al oírla grabada. Todos nos sorprendemos: ¡esa no es mi voz! Sin embargo, por lo que he leído, la entrevista la retrata: simple y rudimentaria, pero vanidosa hasta la imprudencia más insensata. Imagino que su marido ya le habrá dicho, con esa chulería borbónica que le caracteriza: anda, cari, ¿por qué no te callas?

ARTÍCULO DE RAFAEL REIG  PUBLICADO EN PÚBLICO  EL 1 DE NOVIEMBRE DE 2008

7 comentarios

RSS (comentarios) Trackback

<!–[if !supportLists]–>1. <!–[endif]–>Comentario por josè — 01/11/2008 @ 10:28

Sofìa de Grecia no es una tìa màs que para sus sobrinos.

<!–[if !supportLists]–>2. <!–[endif]–>Comentario por Cécile — 01/11/2008 @ 10:50

En mi opinión la mentalidad estrecha es la que no concibe otra forma de opinión deiferente a la propia, como hace el firmante de la carta de hoy. Respecto a la monarquia, es bueno que en tiempo de crisis den un poco de que hablar, animan un poco el alicaído cotarro rosa ¡y todos contentos!

<!–[if !supportLists]–>3. <!–[endif]–>Comentario por maria — 01/11/2008 @ 11:10

Me resulta triste ver que ya que le repugna, como dice, este periódico, se tome la molestia de escribir para éste una carta que no hace más que demostrar que la mentalidad estrecha la tiene usted. Ni que decir que no respeta otras opiniones sólo porque no coinciden con la suya…Y es que tiene razón, la reina puede decir lo que le dé la real gana, y nunca mejor dicho, pero SI tenemos derecho a decir algo al respecto. Se llama libertad de expresión, amigo mío, pero parece ser que con la monarquía no existe.

<!–[if !supportLists]–>4. <!–[endif]–>Comentario por Diego Fernández — 01/11/2008 @ 11:21

Me permito recomendarles la lectura de un comentario que a este respecto hace Fernando Manero, catedrático de la Universidad de Valladolid, en su blog. En mi opinión está en lo cierto: http://fernandomaneromg.blogspot.com/2008/10/doa-sofa-no-se-fe.html
Saludos,
Diego

<!–[if !supportLists]–>5. <!–[endif]–>Comentario por JGonzalo — 01/11/2008 @ 11:22

Vaya Rafael, lástima que anoche fuera Halloween y hoy sea festivo en caso contrario a esta hora tendrías multitud de comentarios. Yo voy a hacer el mío particular. A mí, compartiendo tu opinión, lo que pueda aportar la inteligencia de la reina al conocimento de la sociedad en general me trae sin cuidado ya que como ciudadana libre es muy correcto que ejerza su derecho a manifestarse y yo como idem de lo mismo estoy en mi derecho de mantener posturas opuestas. Lo que no soporto es la arrogancia que les ha concedido a los borbones la Carta Magna y que les permite considerarse por encima de los que les damos de comer. Que dejen la monarquía a un lado que hace ya tiempo que somos muchos los que no creemos en la divinidad de la misma. Que dejen la monarquía y se vengan a a la barra del bar a discutir como los demás humanos sobre todos los temas que salen al paso. A lo mejor me resulta tan agradable su conversación que ido otra ronda y llamo a mi señora para que aparte el arroz del fuego.

<!–[if !supportLists]–>6. <!–[endif]–>Comentario por EPA (El Padre Astete) — 01/11/2008 @ 12:03

Creo que tiene derecho a opinar, pero por su condición de árbitro consorte -¿árbitra? C.E. dixit- carece, 0 debería carecer del derecho a ”publicar – publicitar” sus opiniones.

<!–[if !supportLists]–>7. <!–[endif]–>Comentario por martin pereda — 01/11/2008 @ 12:12

En todas las cortes monarquicas han existido y existen lacayos , aduladores y galdrupas que ante un pedo maloliente del rey o la reina, se afanan por decir !!que olor más esquisito, magnific.!! Eso le pasa a Jose Luis Pareja, a que si Joseluis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: